Seguir

Imprimir más lento es la clave (Cura)

Todos queremos resultados rápidos, pero a veces la paciencia es la clave. Probablemente uno de los mayores impactos en la calidad de la pieza es la velocidad. Cuanto más rápido se imprime más fuerza se pone en el extrusor. Cada vez que el extrusor cambia de dirección aparece la inercia. La inercia puede causar vibraciones que se verán en la impresión.

La velocidad también aumentará la presión en el extrusor. A medida que el cabezal de impresión se detenga, o se va ralentizando para cambiar de dirección se acumula presión en el extrusor. La presión mantendrá empujando plástico a través de la boquilla que puede causar una ligera sobre extrusión en esos puntos en las impresiones. Esto es más visible en las esquinas de una impresión. La esquina obtendrá una ligera protuberancia en lugar de un ángulo más nítido. Al reducir la velocidad de impresión se reduce esta acumulación y se mantendrá la presión más pareja en toda la impresión.

¿Cuál es una velocidad lenta? Al rededor de a 20-30 mm / s es un buen valor aproximado. En general se imprime al rededor de 50 mm / s para conseguir un buen equilibrio entre calidad y velocidad. Para geometrías muy simples se puede  imprimir mucho más rápido que esto sin sacrificar demasiada calidad. La mejor apuesta es simplemente probar diferentes velocidades para tener una idea de lo que implica en la pieza cada una.   

¿Fue útil este artículo?
Usuarios a los que les pareció útil: 0 de 0
¿Tiene más preguntas? Enviar una solicitud

0 Comentarios

Inicie sesión para dejar un comentario.
Tecnología de Zendesk